Un Mundo Desconfiado

En los últimos años, asistimos a una realidad que se está instalando en la sociedad: la desconfianza como un factor crítico para las personas, instituciones, empresas y marcas. Según un último estudio (Trust Barometer 2017. Global Report Edelman) la pérdida de confianza es global y afecta a toda la sociedad, sin ningún tipo de discriminación.

La confianza, un valor necesario para impulsar la necesaria revolución social, económica y política.

Cada uno de los poderes/líderes están obligados a generar un entorno de confianza capaz de provocar en la persona un pensamiento propio que contribuya a la libertad individual y ahogue el colectivismo.

La necesidad de información de calidad resulta evidente en el nuevo modelo social. Como bien sabemos, el poder y la masa de información que circula en las RRSS, determina actualmente, opiniones, pensamientos (ideología) y acciones, configurando un entorno desorientado por la falta de formación, donde adquiere especial protagonismo las Fake News, confundiendo la libertad con una “esclavitud sumisa” a la opinión de los demás.

Hoy día se hace necesario un ejercicio de responsabilidad por ser más y mejor profesional, sobre todo, los responsables de los distintos influencers y medios de comunicación, youtubers, instagramers, etc…

La clave es, mi compañía, institución o marca, ¿inspiran confianza en las personas?

Lo más atractivo para la persona es la capacidad de establecer un pensamiento coherente conectado con la realidad, con la verdad.

Es necesario que el individuo sea capaz de discernir información de calidad e información contaminada por intereses sociales, económicos o políticos.

Las empresas tienen que vender calidad de marca, en su categoría pero calidad. Los políticos tienen que decir la verdad y los medios de comunicación tienen que tener rigor profesional.

Los responsables de comunicación tenemos la obligación de colaborar en esta tarea para crear una sociedad más justa, feliz y creativa. Una marca que aspire a tener un prestigio debe de inspirar confianza.

Uno de los valores mejor percibidos por la sociedad en las relaciones humanas, en el consumo y servicios es la confianza. El planteamiento interno del usuario es ¿puedo confiar en esta persona, empresa o marca?

Miguel Ángel Arroyo